‘Maestro de Maestros’
Inicio || Acerca de este Sitio || Material de estudio || Contacto || Donaciones || Pedir materiales
Sentando las bases || Desaprendiendo el mundo || Transferencia de capacitación

La Relación del Espíritu con el Mundo
Una conversación con David

Amigo: Intuitivamente siento que hay realmente una relación entre la forma y el Espíritu. Pienso que esto corre a través de todo. Algún pensamiento metafísico tiende a arrebatar la forma o la materia, como en la Ciencia Cristiana: “No hay vida, inteligencia o substancia en la materia”. Como si la materia fuera algo malo, si no estás operando desde la esfera del Espíritu entonces no estás haciendo lo que supone deberías estar haciendo. Y yo no creo eso. Es, por falta de una mejor expresión, Su placer ver las cosas expresadas en la belleza de la forma. Cuando ves una puesta del sol, cuando ves una nevada fresca, eso es forma. Esta no es una idea. Puede bien ser una idea, pero también es una forma.

Lo que estamos tratando de entender es cuál es más importante. ¿Es el pensamiento más importante que la forma? Y no pienso que la respuesta a esto sea tan importante como lo es entender la relación de la presencia de Dios en todas las cosas. Yo simplemente siento intuitivamente que hay un conflicto en los sistemas de creencia metafísicos que tienden a negar la materia. Como si no fuera verdad, que no estás realmente enfermo, o que realmente no hay guerra. Cuando, de hecho, así como los pensamientos no pueden ser bellos, la forma tampoco lo puede ser. Y es en la aplicación, al final de cuentas, de la relación entre Espíritu, pensamiento y forma en donde la sanidad, limpieza y embellecimiento ocurre, y no en la negación de esta relación. Yo pienso que Dios está presente a través de todas estas cosas que necesitamos aprender de cómo integrar Espíritu, pensamiento y forma, y no deshacerse de alguna manera de la forma.

David: Hay mucho de lo que dijiste que podemos abordar que es relativo a ciertos puntos que Jesús hizo. Tú concluiste que la Ciencia Cristiana cree que la materia es “mala”. Este es un error que Jesús aborda en el Curso, y dice que eso es “hacer al error real”. T-9.IV.4 Darle a la materia un mal nombre es otorgarle realidad. La materia es irreal en el sentido que es temporal, constantemente cambiando y transformándose.

La relación entre Espíritu y forma siempre ha sido un semillero de discusiones. Jesús hace una distinción entre Espíritu, que es infinito e invariable, en contraste con el continuo de tiempo/espacio/materia, el cual es finito y en constante cambio. Esta es una distinción fundamental.

La gente trae al tema atardeceres y cosas por el estilo. ¿Hay belleza intrínseca en un atardecer? ¿O es el significado completamente interpretado por la mente? Esta es una distinción enorme. Hay dos lecciones en el libro de ejercicios donde Jesús habla claramente de esto: Lección 29, “Dios está en todo lo que veo”, lo cual da seguimiento a lo que estás diciendo. Luego la lección 30 dice: “Dios está en todo lo que veo porque Dios está en mi mente”. Aquí Jesús continúa explicando el motivo.

El error es la creencia que Dios mora en toda forma, lo cual es la creencia en algunos sistemas metafísicos orientales. O que Dios literalmente trata de expresarse a Sí Mismo a través de la forma de alguna manera. Cuando Jesús dice: “Dios está en todo lo que veo porque Dios está en mi mente”, está alejándose del panteísmo, el cual es la premisa que Dios mora en cada una de las formas del universo. La lección 29 suena casi a panteísmo, que Dios se encuentra en un bote de basura, una silla, etc. Pero cuando lees lo que dice en la lección 30, Jesús viene y dice que Dios no mora en los objetos que vemos con los ojos. Su enunciado completo significa que el Propósito del Espíritu Santo puede dársele a cualquier objeto proyectado.

Tenemos que entrenar nuestras mentes para experimentar ese propósito. Por otro lado, la visión panteísta, que Dios mora en todas las cosas, lo extrae de la mente.

Jesús dice, en otras partes del Curso, que Dios no sabe de formas. Pero si te alineas con el Propósito del Espíritu Santo, o la memoria de Dios, es ahí donde sentirás la belleza de la cual hablabas, cuando te encuentras en propósito. Y las buenas noticias es que puedes sentirlo indistintamente de lo que esté sucediendo en la pantalla. Puedes estar en medio de un motín, pero si estás alineado con el Espíritu Santo, como Jesús lo estuvo, entonces tu percepción de la situación se transformaría por completo.

Amigo: No era mi intención sugerir que yo percibía al Espíritu, pensamiento y forma como iguales, porque, de hecho, el orden correcto de magnitud sería Espíritu, pensamiento y forma. Y en este mundo tenemos la tendencia de percibir las cosas como opuestas. Que la forma es real, y el Espíritu, ¿quién sabe?

David: Si la verdad es subjetiva, entonces estamos de vuelta haciendo la pregunta: “¿Qué valor tiene la verdad si varía de una persona a otra?”. Una persona sostiene una versión de belleza y tú sostienes otra. Estamos de vuelta pensando que la verdad podría tener todos esos significados diferentes.

En resumen, el Curso está diciendo que el Espíritu, el cual es muy negado en este mundo, es irreconciliable con la forma. Intentar reconciliar los dos es de donde viene el dolor. El Espíritu Santo es la memoria que los dos no son reconciliables. Entre más hondo nos adentramos en la mente y nos movemos hacia la luz abstracta, más podremos ver que esta es nuestra realidad. Cuando arribes al estado del mundo real, cuando hayas limpiado el espejo y estés reflejando únicamente Luz, entonces Dios toma el último paso y nos eleva hacia la abstracción pura. En ese momento las percepciones desaparecen. De modo que toda esa discusión de formas y pensamiento y Espíritu se reduce a reconocer que la razón por la que el Curso dice que la forma es irreal es porque Dios no la creó.

Esto difiere de algunos sistemas metafísicos orientales donde se dice que Dios se sentía solo y quería experimentar compañía, o que Dios está tratando de expandirse en el universo material, que desde una perspectiva del Curso no haría ningún sentido. ¿Cómo sería posible que lo que es infinito vendría a lo finito?

Esto es similar a la creencia que las almas infinitas e inmortales pueden entrar en el cuerpo de un bebé cuando acaba de nacer, y que se adentra en esa pequeña tajada de carne que se enferma. [Risas] Y luego vives una vida y el alma se va y luego regresa a otra y todo comienza de nuevo. ¿Cómo puede ser esto? Fue una metáfora útil por un tiempo, la idea de un alma ofrece la sensación de que hay más que este tiempo de vida. Pero es una metáfora. Tú eres una mente que ha proyectado una pantalla de imágenes y te has identificado con una de ellas. Jesús nos llama a dejar esta falsa identidad, fuera de la perspectiva del Soñador del Sueño.

Inicio || Acerca de este Sitio || Material de estudio || Contacto || Donaciones || Pedir materiales

Teacher of Teachers in English

Las ideas que se ofrecen aquí están a tu disposición si quieres compartirlas.
Si quisieras participar en la distribución de este material por favor contáctanos. Nos encantaría saber de ti.